martes, 11 de septiembre de 2012


TING, EL CALDERO
(I ching, oráculo chino Hexagrama 50)

El caldero es un símbolo de nutrición, sobre todo de nutrición espiritual, de nutrición elevada. No hay nada mas fuerte ni mas necesario que nuestro desarrollo espiritual. Este desarrollo es la fuente de todos los éxitos que realmente importan.


Debemos penetrar en lo invisible, es decir, debemos profundizar en lo espiritual hasta comprender los nexos universales que relacionan a todas las cosas. El mundo espiritual tiene que convertirse en la guía de nuestra vida. Lo más elevado de lo terrenal tiene que subordinarse a lo espiritual. Debemos rectificar nuestra posición para así entrar en armonía con la vida, con nosotros mismos. Esta es la gran sabiduría que necesitamos para ser seres espirituales. La práctica de Tai-Chi, o de cualquier otra forma de meditación y relajación es muy conveniente.

TING, EL CALDERO
TING, EL CALDERO
Li
Arriba Li, lo adherente, la llama
Sun
Abajo Sun, lo suave, el viento

El juicio
"La Caldera. La mayor fortuna. Éxito".


El presente hexagrama se refiere a las superestructuras culturales de la sociedad. Aquí se encuentra la madera que sirve como alimento a lo superior, el espíritu. Todo lo visible debe crecer más allá de sí mismo, extenderse al reino de lo invisible. Allí encuentra su verdadera consagración y claridad y ocupa firmemente su camino dentro del orden cósmico. Encontramos una sociedad que busca su culminación a través de la sociedad. El caldero sirve para ofrecer sacrificios a Dios. Los más altos valores deben ser sacrificados a la divinidad. Pero la verdad divina no se manifiesta por sí misma, fuera del hombre. La suprema revelación de Dios aparece en los profesas y hombres santos. Venerarlos significa venerar a Dios. La voluntad divina se revela a través de ellos y debe ser aceptada con humildad. Esto trae la iluminación total y la verdadera comprensión del, mundo y lleva a la fortuna y al éxito. 

La imagen
"Fuego sobre madera: la imagen del caldero. El hombre superior asegura su destino manteniendo una posición correcta".


El destino del fuego depende de la madera. Mientras exista madera abajo el fuego arderá arriba. Lo mismo ocurre en la vida humana. Si el hombre asigna su justa importancia a la vida y al destino; los colocará en armonía y sostendrá firmemente su destino. 

Las líneas
Mutación en la línea 1 (base) significa: "Un caldero con patas dado vuelta. Hay que remover lo amontonado. Alguien toma una concubina por amor a su hijo. Sin reproches".


Si el caldero está dado vuelta antes de usarse, no se produce daño, pero hay una señal de rechazo. La posición de concubina es baja, pero quizás logre honores a causa de su hijo. Ambas metáforas expresan la idea que en una civilización altamente desarropada cualquier persona de voluntad puede triunfar de una. manera u otra. No importa de cuán baja posición provenga, siempre que esté presta a purificarse será aceptada. Podrá mostrarse plenamente realizada y obtendrá el reconocimiento correspondiente.

Mutación en la línea 2 significa: "Hay comida en el caldero. Mis camaradas están envidiosos pero no pueden dañarme. Buena fortuna".

En un período de adelanto cultural es de gran importancia que se puedan concluir obras significativas. Si un hombre se concentra en una tarea de este tipo puede experimentar envidia y desaprobación, pero no le resultará peligroso. Mientras más se limite a su tarea menos podrán los envidiosos molestarlo.

Mutación en la línea 3 significa: "El mango del caldero fue cambiado. Uno se encuentra impedido en esta forma de vida. La grasa, del faisán no se come. Una vez que la lluvia cae, se gastan los remordimientos. Buena fortuna llega al final".


La manilla sirve para coger el caldero. Si no esta en su lugar, el caldero no puede usarse y, triste es decirlo, la comida, tan sabrosa como un faisán gordo, no puede ser comida por nadie. Describe a un hombre que en una civilización altamente evolucionada se encuentra en un lugar donde nadie lo reconoce. Esto bloquea severamente su eficiencia. Todas sus buenas cualidades y dones se desperdician. Pero si sus cualidades son realmente espirituales llegará el momento, tarde o temprano, en que las dificultades se resolverán y todo irá bien. La caída de la lluvia significa, precisamente, este momento de relajación de la tensión.

Mutación en la línea 4 significa: "Las patas del caldero están quebradas. La comida del príncipe se derramó. y su persona se ensució. Desgracia".


Un hombre tiene una tarea difícil y de responsabilidad para lo que no es adecuado. Además, no se dedica a ella, con todas sus fuerzas y prefiere a la gente inferior. La ejecución de su trabajo fracasa. En este camino incurre en el oprobio personal.

Mutación en la línea 5 significa: "El caldero tiene manillas amarillas, asas doradas. La perseverancia fructifica".


Aquí tenemos, en lugar dominante, a un hombre asequible y de naturaleza modesta. Como resultado de su actitud triunfa encontrando ayudantes fuertes y capaces que lo complementan y ayudan en su trabajo. Su actitud requiere abnegación constante y, es importante que persista en ella sin dejarse desviar.

Mutación en la línea 6 (cima) significa: "EI caldero tiene asas de jade. Inmensa fortuna. Nada puede dejar de ser útil”.


La precedente línea describía las asas como doradas para denotar su fuerza; aquí el jade simboliza la combinación dé dureza con suavidad. El consejo es trabajar arduamente. Hay un sabio que imparte el conocimiento v su actitud debe tener las cualidades del jade. El trabajo encuentra favor a los ojos de Dios quien dispensa la fortuna y todo marcha bien.
Chat gratis